creativos disruptivos

Grupo Ayanti

La dieta de Adele: SIRTFOOD

La dieta que siguió Adele y consiguió bajar 50 kg

La cantante británica Adele, que había tenido durante años un problema de obesidad, publicó  una foto suya en la que se la ve muy delgada. A partir de esa foto, como no, todo el mundo se volvió loco por saber cuál era el secreto de semejante cambio. Y la respuesta es la dieta Sirtfood.

Existe un grupo de 7 proteínas, conocidas como sirtuinas (SIRT), que se encuentran en el organismo y que, según la evidencia científica, tienen capacidad de regular el metabolismo celular, mejorar los niveles de inflamación y elevar la esperanza de vida.

A su vez, existen alimentos que consiguen incrementar la expresión o activación de estas proteínas en el cuerpo. Son los llamados sirtfoods. Se trata, en general de alimentos muy ricos en una sustancia antioxidante llamada resveratrol. Y, además, tienen la capacidad de activar el skinny gen o gen de la delgadez.

La lista top 20 de sirtfoods incluye:

  • Col kale
  • Fresas
  • Cebolla
  • Soja
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen
  • Chocolate negro (85% cacao)
  • Té matcha
  • Trigo sarraceno
  • Cúrcuma
  • Nueces
  • Rúcula
  • Chile
  • Apio
  • Vino tinto
  • Dátiles Medjool
  • Achicoria roja
  • Arándanos
  • Alcaparras
  • Café

Salvo que me propongáis hacer vinoterapia, encuentro muy saludable incorporar en nuestros platos estos sirtfoods. Digamos que hasta aquí vamos bien: tenemos una lista de alimentos que, además de ser accesibles en estas latitudes, nos ayudan a retrasar el envejecimiento. Ahora bien, ¿cómo hacemos para adelgazar comiéndolos? Y aquí viene la parte más controvertida del caso.

La dieta Sirtfood, que también se conoce como dieta Sirt-1, además de basar la pauta en el consumo de sirtfoods, propone restringir calorías de manera importante. La idea es que, durante unos cuantos días, la persona reduzca drásticamente su ingesta calórica diaria y vaya combinando los sirtfoods en forma integral y en forma de zumos (los zumos tienen mucho protagonismo en este método).

No es que yo esté en contra de la restricción calórica en sí. De hecho, esta práctica, bien planteada, ha demostrado traer muchos beneficios: mejora la capacidad cognitiva, previene la sarcopenia, retrasa la osteoporosis, refuerza la salud intestinal, protege de posibles problemas metabólicos y cardiovasculares, entre muchos otros.

Pero la restricción calórica, para que sea beneficiosa, debe ser controlada. Cuando se realiza durante mucho tiempo o de forma muy abrupta (por ejemplo, reduciendo la ingesta a 1.000 kcal, como propone la dieta Sirtfood para los primeros días), los efectos pueden ser perjudiciales para la salud, pues el aporte energético y nutricional a través de la alimentación no es el adecuado.

Una forma alternativa que posibilitaría realizar este déficit calórico moderado es saltándose una comida, por ejemplo, como plantea el ayuno intermitente. Y, muy importante, cuando se hace una restricción calórica es fundamental velar por la densidad nutricional de los alimentos que se toman y no solo por su contenido en un nutriente en concreto.

El peligro del nutricionismo

Uno de los grandes claims de los promotores de la dieta Sirtfood –además de la promesa de perder 3 kilos en una semana– es que se trata de una dieta que “a diferencia de otras dietas que centran su atención en lo que deberías excluir, la dieta Sirtfood se centra en lo que deberías incluir”. 

Soy cómo como, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *