¿Tenías dudas sobre si tendrás resaca luego de beber no tan buen mezcal, o de su puedes acompañarlo de rodajas de naranja y sal de gusano?

Sobre el mezcal se ha dicho mucho. Lo innegable es que se trata de un destilado que cada vez se consume y valora más en México y el mundo. Eso ha hecho que muchos estudiosos de la bebida pongan en tela de juicio muchos dichos que se daban por hecho sobre él.

Hablamos con Jesús Espina, quien es el creador de Archivo Maguey, un proyecto de investigación de agaves nativos de Oaxaca, que tiene su propia línea de mezcales artesanales y cuenta con un restaurante-mezcalería en la capital de dicho estado.

 

“El buen mezcal no da cruda”

Cierto. Según él, no hay malos ni buenos mezcales. Simplemente unos se hacen de forma artesanal, cuidando al producto y a cada uno de los pasos de su elaboración; y otros, de forma industrializada y por volumen.

 

 

Lo que él asegura es que los mezcales que se hacen con más cuidado suelen ser más bebidas más complejas, con componentes alcohólicos que nuestro cuerpo puede procesar de mejor manera.

 

El mezcal es casi lo mismo que el tequila”

Falso. El tequila es, más bien, un tipo de mezcal.

“Estos destilados se hacen mediante la destilación de pencas de agaves. Para mezcales hay cientos de variedades; para el tequila, sólo una: el agave tequilana, o agave azul. El proceso del tequila es el mismo que del mezcal. La diferencia es que su materia prima es distinta y no cuenta con la variedad de perfiles que aportan los magueyes salvajes que no son el tequilana”, asegura Espina.

“El mezcal se bebe derecho”

Falso. El especialista es de la idea de que cada quien disfruta a su manera el destilado de su preferencia. No obstante, dado que para poder utilizar una sola penca madura de agave han de esperarse al menos entre cinco y nueve años (en el caso de un espadín), lo mejor será siempre degustarlo lentamente.Entonces el mezcal se puede beber derecho, sí, pero no es lo más recomendable.

El mezcal se debe acompañar de naranjas y sal de gusano”

Cierto y falso. Siguiendo la línea del apartado anterior, el mezcal normalmente podría consumirse con una rodaja de naranja, o de limón, o con que el consumidor desee. Pero debido a la complejidad nata de la bebida, lo mejor sería paladearlo lentamente para descubrir la gama de sabores que trae aparejada.

No obstante, según cuenta Espina, en uno de los pueblos mas importantes en donde se produce mezcal en los Valles de Oaxaca, llamado Miahuatlán, es una costumbre arraigada del pueblo la de consumir mezcal con rodajas de naranja.

 

FUENTE: Gourmet de México

Leave a Reply